13/7/07

"Maria Ximena: amores en conflicto" Capítulo III

"María Ximenaaa...no desesperes más...tu amor volverá
perdida en el silencio de su soledaaaaaaaaa,
María Ximena llorallora sin consuelo porque su amor se marchooooooo
y no con otra mujeeer, sino a morir por su amooooooor"



Anteriormente en María Ximena...(Capítulo 1, Capítulo 2)




9 años después...
(1969)

Un caluroso día de verano, Pigüiiipipi salió a recorrer el bosque en busca de comida. De repente se vio hipnotisado por una hermosa canción. Siguió el sonido por horas, alejándose cada vez más y más de su hogar: un establo en la rama de un árbol donde su papá caballo y su mama putilla vivían felizmente. Después de mucho caminar sin más en el estómago que una fuerte sensación de ansiedad, llegó a la fuente de ese hermoso sonido. Se trataba de alguien muy parecido a él [es lógico pensar que si Pigüiiipipi jamás había visto otro humano, le era imposible darse cuenta que no podría ser hijo biológico de un ave y un caballo] pero carecía de la tosquedad que le era propia. El niño entro por la reja de metal que decia "Fundo Chirimoyo" y se subió al arbol que estaba al costado de esa inmensa casa, para poder ver a la criatura de cerca, a través de su ventana, tocando un armatoste de madera con sus manos (piano), de donde salía esa canción [estudiosos dicen que se parecia mucho a la Macarena]


Si la canción era bella, la criatura era preciosa. Se trataba de una niña [offffffffffffio que de María Ximena] con el rostro de un ángel bembón. Era linda, simplemente linda. [si la pedofilia no fuera condenada, usaría adjetivos más...mmm...expresivos] Pigüiiiipipi llevaba ya largo rato comtemplandola hecho el mañoso, cuando...¡JUACATE!...sintió un golpe fortísimo en la cabeza. Era Fredrik Von Houssengarf, el amigo aguantado de María Ximena, de alta cuna y fortuna, eunuco, que había visto en el arbol de su "amiga" un ser extraño:1/3 hombre, 1/3 caballo y 1/3 petirrojo, y decidió protegerla agarrandolo a hondasos.


Pigüiiipipi calló al suelo inconciente. Se despertó en corral de los caballos, rodeado por un montón de gente parecida a él. La única diferencia era que él estaba desnudo [el restro de hombres que lo rodeaban vieron otra diferencia, pero la vergüenza los hizo quedarse callados] El Gral McKensey, también presente, quería "golpearlo hasta la semana pasada" [frase sacada de los Castores Cascarrabias] pero otra vez vio ESA mirada -la de El Gato con Botas en Shrek- y nueevamente se apiadó de él y decidió que se quedaría a su servicio, al cuidado de sus caballos (por razones obvias)

María Ximena supo el decisión de su papá y esbozó una sonrisa.


EN EL PROXIMO CAPITULO DE MARIA XIMENA:....quien diablos sabe lo que pasará, aun no lo he pensado.

"María Ximenaaa...no desesperes más...
tu amor volverá perdida en el silencio de su soledaaaaaaaaa,
María Ximena llorallora sin consuelo porque su amor se marchooooooo
y no con otra mujeeer, sino a morir por su amooooooor"


3 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajajaja.... OMG!!!!! desde chikitos ya estabamos in love! esperare por la curta parte, pero tienes q decirme quien, en la vida real, es Fredrik Von Houssengarf??? pero sabes q... yo no canto ahora q lo pienso... porq mejor no dices q la musica salia d un piano... shiiiaaaa! (como dice el negro y n se porq lo imito) te amoo!

Anónimo dijo...

la macarena???? la macarena? LA MACARENA??? jajajajaa! stupid boy te quiero!

El gato... Desde la selva peruana. dijo...

Sólo para no morir en manos de Chuck...

Rayos ! Había olvidado q existían los castores cascarrabias.